Menu

Biblioteca


TRATADO DE LOS SIETE RAYOS TOMO III
ASTROLOGIA ESOTERICA - CAPITULO PRIMERO

El Zodíaco y Los Rayos
Mis primeras palabras sobre este tema serán de índole enteramente preliminar.Trataré de sentar las bases para encarar en forma algo distinta -y bastante más esotérica- la ciencia de la astrología. Me referiré a algunas cosas
que probablemente podrán ser calificadas por los astrólogos académicos y sin inspiración, como revolucionarias y erróneas, improbables o indemostrables. Sin embargo, la astrología no ha demostrado todavía su valor al mundo del pensamiento de la ciencia, a pesar de los muchos éxitos definidamente demostrables. Por lo tanto, pediré a quienes leen y estudian esta parte del Tratado sobre los Siete Rayos, que tengan en cuenta el comentario anterior y estén dispuestos a considerarlo como hipótesis, esforzándose por analizar la teoría o sugerencia, y por comprobar las coclusiones a que se ha llegado en pocos años . Si pueden hacerlo sobrevendrá un despertar de la intuición que convertirá a la astrología moderna en algo de mucha importancia y significación para el mundo. La astrología intuitiva reemplazará eventualmente a lo que hoy se llama astrología, retornando de este modo al conocimiento de esa antígua ciencia que relacionó las constelacones y nuestro sistema solar, atrajo la atención sobre la naturaleza del zodíaco e informó a la humanidad sobre las interrelaciones básicas que rigen y controlan los mundos fenoménicos y subjetivo.


                                                  DE  BELEN  AL  CALVARIO

                                         De todos los que buscaron mi cuna en Belén

                                         escuchando una voz y siguiendo una estrella,
                                         ¿Cuántos me acompañaron al Calvario?
                                          Estaba demasiado lejos.

                                          La gloria rodeaba al niño del establo,
                                          y también la esperanza de los hombres que luchaban por lo perdido.
                                         Mas esa esperanza colmada, les llegó
                                         en mi corona de espinas y a través de mi cruz.

                          
                                         La verdad fue mi espada y el dolor mi respaldo,
                                         que conferí a quienes continuaron mi senda.
                                         Un jumento enjaezado fue el corcel
                                         que elegí  para cabalgar.
                                         
                                          Así pasó la gloria de Belén,
                                          y los dones de los Reyes y los Magos de Oriente,
                                          así pasaron las multitudes y solo doce
                                          estuvieron en el festín.


                                          De humilde pan servido en el aposento alto,
                                           donde el triste cáliz pasó de mano en mano
                                          en prueba de mi amor por el género humano
                                          que puebla la tierra.


                                          
                                          Cuando en Getsemaní oré en soledad 
                                          pidiendo se apartara el cáliz mas amargo,
                                          no pudieron velar conmigo una sola hora
                                          hasta el alba. 


                                         Muchos buscaron mi cuna en Belén
                                          escuchando una voz y siguiendo una estrella,
                                         pero solo Simón me siguió hasta el Calvario.
                                         Estaba demasiado lejos.
                                                                                  H. Le Gllienne.




Extraído del libro DE BELÉN AL CALVARIO -   Las Iniciaciones de Jesús.