Menu

LUNAS NUEVAS


Extracto de: Una voluntad para el bien más elevado,
de Mintze van der Velde, Lucis Trust-Buena Voluntad Mundial, Ginebra:


Sería poco decir que nuestro mundo de hoy está en crisis. Gracias a internet y a las llamadas redes sociales, hoy en día nos enteramos inmediatamente de cualquier cosa que suceda en el mundo en cualquier momento. Esto es un gran paso adelante comparado, por ejemplo, con el principio del siglo XX, donde escasamente leíamos sobre algunos acontecimientos mundiales y locales en el periódico. Ahora hemos llegado a un punto donde se nos insta a cuestionar si la información que recibimos es verdadera o falsa, y a tener en cuenta que gran parte de la información actual es emocional, separatista y egoísta. Sin embargo, junto a todo ese clamor emocional, aunque más bien detrás de la escena, hay una energía potente y un enorme trabajo en pro de la cooperación, la inclusión y la participación. Esta energía se llama: Buena voluntad.
Al promover el reconocimiento del poder de la buena voluntad en nuestro tiempo, Buena Voluntad Mundial tiene tres objetivos principales:
1. Ayudar a movilizar la energía de la buena voluntad a través de la educación y de la acción sutil con programas que tienen como base el poder del pensamiento. En el corazón de cada ser humano hay un depósito de buena voluntad acompañado de profundas cualidades semejantes a las del guerrero: la voluntad al bien y la voluntad de amar.
2. Fomentar una perspectiva espiritual universal sobre el futuro, centrada en la idea de que todas las religiones a lo largo de la historia han anticipado una era de paz y de justicia, introducida por un Instructor Mundial que encarna los principios divinos. A pesar de que el clamor de las fuerzas populistas reclama la atención hoy en día, creemos que ahora hay una creciente oleada de buena voluntad en el mundo, lo cual es una señal de que hoy es inminente la aparición de un maestro así, esperado en distintas tradiciones bajo nombres tales como el Cristo, el Kalki Avatar, el Bodhisattva, el Señor Maitreya, el Imam Mahdi o el Mesías.
3. Estudiar las causas de los mayores problemas del mundo de manera que revelen los principios universales, las prácticas espirituales y las acciones que contribuyan a la curación y transformación y a la solución de dichos problemas.

Las personas de buena voluntad son las que piensan y actúan con una medida de comprensión amorosa y de preocupación por el bienestar de todos. Si bien la energía de la buena voluntad es una fuerza poderosa para potenciar el cambio social, su poder sigue siendo en gran parte desconocido y poco utilizado. Buena Voluntad Mundial fomenta la comprensión de esta energía y del papel que está desempeñando para el desarrollo de una nueva humanidad.