Menu

PLENILUNIO DE (Tauro)


NOTA-CLAVE: "FESTIVAL DE WESAK : Veo, y cuando el Ojo está abierto, todo se ilumina".


 
Wesak marca el punto más elevado del año espiritual cuando las fuerzas de iluminación asociadas con el Buda se vierten en nuestro planeta. 
El Festival de Wesak es conocido generalmente como el Festival del Buda.
En una leyenda rica en imágenes se dice que en el momento exacto de la luna llena de Tauro Él hace su aparición anualmente en un valle aislado en algún lugar en los Himalayas. Aparece por un breve período y preside una ceremonia con agua ante su gran hermano, el Cristo, en la que adeptos y discípulos están reunidos.
La potencia de la presencia del Buda es tal que no puede permanecer durante mucho tiempo ante el grupo reunido. El momento de Su aproximación se caracteriza por un gran Silencio, rebosante de vitalidad y significado. La bendición del Buda, aminorada por el Cristo, es irradiada a través de esta reunión y en todo el mundo.
Durante este elevado punto del año nuestro gran servicio es prepararnos espiritualmente para recibir la energía que se vierte para la humanidad y mantener la conexión interna en la vida diaria, visualizándonos como un canal puro de luz alineado con la nota clave de Tauro: “Veo, y cuando el Ojo está abierto, todo se ilumina”. Ante nosotros permanecen las metas de “ver claramente, pura voluntad gozosa y muerte de los deseos de la personalidad”, y a medida que se alcanzan progresivamente estos objetivos, resulta posible vivir conscientemente dentro del aura del grupo espiritual al cual nuestra alma pertenece.
El Festival de Wesak es verdaderamente un esfuerzo grupal, una aspiración acumulada de ser parte de la cadena de la Jerarquía –un gran imán cósmico– a través del cual la oleada de energía espiritual desde Tauro, y desde el Buda, puede fluir a los corazones y a las mentes humanas, unificando, elevando y revelando la realidad del reino de Dios.