Menu

ENCUENTROS REFLEXIVOS


Así como "las estrellas inclinan, pero no controlan", está en nosotros ver, a través del desarrollo de la intuición, cuales son los signos que aparecen y nos guían, para poder comprenderlos meditando en ellos y encontrar las bases de la nueva educación para esta era.
Así como el microcosmos es un reflejo del macrocosmos en cada uno de nosotros, de la misma manera nos reconocemos parte de un todo mayor.
Como los problemas de la humanidad de hoy en día difieren de los de otras épocas, y en consecuencia necesita cambiarse la forma de encararlos, es que sin dudas, también la educación debe cambiar.
Necesitamos profundizar el vínculo corazón- mente, tendiendo a la integración del ser humano y posibilitar así, el dejar de lado la errónea idea de la separatividad.
Eliminando esta gran barrera, las personas de Buena Voluntad podrán contribuír a la nueva civilización restableciendo las correctas relaciones entre todos los seres humanos, comunidades y naciones del mundo entero.
La falta de Buena Voluntad es una de las causas principales de los problemas de la humanidad.
Esta valiosa energía, la de la Buena Voluntad, puede expresarse por el pensamiento, la palabra y las acciones, trabajando cada uno en ellas, por iniciativa propia.
Podemos centrarnos en esa energía a través de la meditación, a fin de conectar con el canal desde donde afluye, y luego distribuirla horizontalmente en el mundo de los hombres.
Eli Nuevo Grupo de Servidores del Mundo ya lo están haciendo efectivamente desde hace mucho tiempo y todos podemos contribuir desde nuestro lugar, dejando de lado las metas personales y dedicándonos a aportar al bien común.
Esto puede manifestarse de muchas formas, esforzándonos en buscar mejorar a los problemas de separatividad, ambición, agresión, etc.
Otra forma importante de colaborar es aportando ideas para lograr una nueva forma de educación a nivel masivo, no solo escolar en sus distintos niveles, sino una reeducación de toda la población.
Correspondería enseñar a todos, a preservar la integridad individual, a desarrollar la responsabilidad (o sea la propia capacidad para responder ante un evento) y a incorporar el concepto de la conciencia grupal.
En las escuelas, la educación deberá partir, no del conocimiento matemático o científico, sino de la comprensión de la esencia del ser humano y de la totalidad de la existencia.
Los niños y jóvenes, primero deben aprender a oír y ver, y, a que sus manos respondan a los impulsos creadores y así puedan reproducir lo que ven y oyen.
De esta manera desarrollarán el arte, el dibujo, la música, pués conocerán como racionalizar sus deseos emocionales, distinguiendo entre lo bueno y lo malo, lo esencial y lo no esencial, y así formarán valores y normas de vida correctas.
Luego, se les enseñará a comprender además, los cuerpos que forman su naturaleza inferior (cuerpo físico-etérico; cuerpo emocional; cuerpo mental inferior) y la existencia de la mente Superior y del alma, tan necesaria para este objetivo.
Deberá enseñárseles, además la constitución del hombre; sobre astrología esotérica, y sobre la ley de renacimiento.
El conocimiento de los Rayos aportará también a la Educación, como pilares para el logro del desarrollo de las cualidades de Verdad, Belleza y Bondad, que necesariamente serán las características del nuevo ser humano para esta era.
Las divisiones entre escolarizados y no; desaparecerá, ya que la educación se recibirá del mundo mismo y no desde una institución educativa considerando que las redes de comunicaciónes serán cada vez más sencibles y se retroalimentarán nuevos modelos de enseñanza.
La educación básica será aprender a amar, a crecer, a cambiar, y a conocer la esencia interior y el concepto de la totalidad.
Así se extraerá del Yo superior el conocimiento y la capacidad para emplearlo en el plano físico, integrando la triple personalidad alineada a ese Centro Superior, para hacer descender la energía que facilite el inteligente uso de esos conocimientos.-

"Dejen correr la imaginación por un momento, e imagínense cómo será el mundo cuando la mayoría de los seres humanos se dediquen a hacer el bien a "otros", y no se ocupen de sus propias metas egoístas"

Para un mundo mejor, un ser humano mejor...Solo con conciencia de paz interior habrá paz en el mundo...
Con la aspiración de otorgar una Educación Global que integra al verdadero Ser y nos convierte en ciudadanos del mundo o globales para vivir al servicio de la humanidad, sin dudas, nos iluminará el sendero del arte de vivir.
Dejando correr más la imaginación...cuando nos dediquemos a hacer el bien, todos los seres humanos, naciones, instituciones...seremos inspirados y elevados con determinación y amor a resolver nuestros problemas, logrando que la tierra sea una familia humana Unida y en Paz. 

Si la educación debe estar basada en el valor del individuo y la realidad de la humanidad una... es el comienzo de la constitución del hombre  (en donde está incluída nuestra condición divina y la certeza del alma individual y grupal) la que nos conducirá a una integración como humanidad, basada en las correctas relaciones humanas en todos los ámbitos y permitiendo que la Voluntad al Bien, inherente al ser humano (ya integrado con su alma) pueda fluír sin obstáculos por el planeta, sin separatividad de índole alguna.


- Por qué la Educación es un tema tan importante a reflexionar en estos momentos?
- Cuando hablamos de Educación,¿ pensamos solo en los niños y jóvenes? Nosotros los adultos,¿ como fuimos educados?
- ¿ Podemos vivenciar en nuestras vidas a la Educación como una empresa pprofundamente espiritual, que concierne al hombre en su totalidad, incluyendo su espíritu divino?
- Cual es nuestro aporte? De que manera podemos llevarla a cabo?                                                                      
     Encuentro reflexivo  :   La educación de la Nueva Era , será, para quienes la reciban, como una nueva música y creará en los educandos, la posibilidad de construir belleza a través de las formas que vayan elaborando con sus aprendizajes.
Así, cuando todos los seres humanos disfruten de esta nueva enseñanza, el amor se expandirá, y la Humanidad irá elevando su vibración en esa frecuencia amorosa.
El Cristo sonreirá y con su ternura impregnará toda la sustancia etérica, y se escuchará entonces una música celestial, que todos
habremos contribuido a crear.

…”El niño es el ciudadano olvidado, si se llegara a percibir la estupenda fuerza para el bien o para el mal que reside en la infancia, se le otorgaría prioridad sobre toda otra cuestión”.
                                                                        Ma. Montessori

En el libro “Educación en la nueva Era”, Oliver Reiser , escribió sobre la urgente necesidad de una teoría de la educación adecuada al nuevo mundo que está surgiendo. Una filosofía de esta índole, dijo, debe llenar tres requisitos fundamentales:
Una teoría psicológica de la persona que va a ser educada.
Una teoría social del tipo de sociedad que se está tratando de crear o de conservar.
Una cosmología o perspectiva mundial, teoría del lugar que el hombre ocupa en el universo, donde es a la vez actor y espectador.
Algunos cambios se requieren para alinear nuestra conciencia basándonos en estos puntos. Para ello, por ejemplo, podemos centrar la atención en la meditación de Fortaleciendo las Manos del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo que nos propone, que:
El acostumbrado deseo sea elevado por la imaginación creadora a través de la Ciencia de la Invocación y Evocación y conttinuar profundizando en nuestra comprensión lo que significa la última estrofa de La Gran Invocación cuando expresa : Que la Luz.....sea la conductora para establecer la Educación en la Nueva Era.                                                                                                                                                                                                                                                            EL PLAN                                                                                                                                                                                                                                                                                     To dos los problemas que estudiaremos pueden contemplarse, desde una perspectiva más amplia, como puntos de tensión en la emersión del Plan divino. El Plan es la encarnación del propósito y dirección divinos para la evolución humana y del mundo. Es conocido bajo numerosos nombres diferentes y entendido de diferentes maneras. Puede, por ejemplo, considerarse como el proceso de conseguir la unidad y hermandad internacionales o puede conocerse como la expresión en la humanidad de la luz, el amor y la voluntad de Dios. Alice Bailey presenta el Plan en términos de la evolución de la conciencia. Describe los tres objetivos principales del Plan como: la iluminación de la mente; la revelación del amor; la evocación de la voluntad; y comenta que la historia humana refleja nuestra respuesta a estos objetivos. Mientras estudiamos los problemas de la educación, las relaciones entre razas, el capitalismo y el laborismo y demás, recomendamos que estos tres objetivos se tengan en mente, junto con el objetivo general de una naciente capacidad de síntesis.
El patrón del Plan aparece con claridad en los escritos de los visionarios de este siglo. Alice Bailey habló en términos de las Correctas Relaciones Humanas, de la humanidad una y de la síntesis de la Vida Una. Teilhard de Chardin describió el extraordinario fenómeno de nuestros días como la "permanente puesta en marcha de afinidades interhumanas". "En el futuro", dijo: "la única religión posible para el hombre es la religión que le enseñará, en primerísimo lugar, a reconocer, amar y servir con pasión al universo del que forma parte".
Bárbara Ward, la economista, escribió sobre el surgimiento de un "sentido de administración compartido hacia nuestro común hogar planetario".
Sir Shridah Ramphal, el Secretario-General de la Commonwealth, escribiendo sobre nuestra "una inseparable humanidad", tiene esto que decir: "¿Qué puede poner fin al caos e inseguridad que no tienen la menor consideración con las vidas de la gente del mundo, salvo la conciencia de nuestra unidad y la de la unidad de nuestro destino?. Al final, la interdependencia humana no es una cuestión de dialéctica, sino de destino".
Cuando se percibe el plan, experimentamos el mundo de otra manera. Empezamos a ver que todo lo que está siendo realizado para crear la unidad humana y para cambiar el mundo a mejor, forma parte de la consecución del Plan. Toda acción práctica, en cualquier área, que ayude a establecer las Correctas Relaciones Humanas, está contemplada como parte de este trabajo uno. Las Naciones Unidas y sus agencias, por ejemplo, no sólo simbolizan el objetivo de una humanidad unida, sino que sus iniciativas están todas dirigidas a su propósito de "armonizar la acción de las naciones" en la promoción de la paz y la justicia internacionales. Claramente, se trata de un trabajo mundial dentro de la línea del Plan.
En su libro, The Spiritual Crisis of Man, Paul Brunton se plantea las preguntas: "¿Cual es el objetivo de la sociedad organizada?. ¿Cuales son sus fines últimos?". "Ignorar estas respuestas", continúa, "es la principal causa de la aflicción actual. Hasta ahora hemos realizado nuestro destino a ciegas e inconscientemente debemos evitar ir a la deriva espiritualmente". Este es el desafío al que nos enfrentamos en nuestros esfuerzos por desarrollar la mente. Podemos aprender a buscar siempre el significado tras de los hechos y a dar prioridad a una visión a largo plazo. Debemos ser conscientes de que existe un Plan divino y descubrir su patrón en el mundo. Individual y colectivamente podemos aceptar la responsabilidad por la dirección de las cuestiones mundiales cooperando en la realización del Plan: local y globalmente.
Para desarrollar esta perspectiva, más extensa, tendremos que utilizar todos los componentes de nuestro equipamiento mental. Necesitamos estudiar los datos sobre los problemas de la humanidad para poder formar perspectivas inteligentes. También es necesario utilizar nuestra imaginación para identificarnos con diferentes circunstancias, diferentes culturas. Al mismo tiempo, deberíamos intentar abrir nuestras mentes a la vislumbre intuitiva de futuras posibilidades. En otras palabras, necesitamos conocer los datos, pero no quedarnos estancados en ellos.
Aunque es importante ser realista acerca de la urgencia de las numerosas crisis a las que se enfrenta la comunidad global, deberíamos, a la vez, ser cautelosos con el pesimismo. Un enfoque optimista y positivo toma nota de los conflictos, pero también otorga plena importancia a las fuerzas de integración, frecuentemente menos obvias, que están actuando. Las crisis deberían contemplarse con estabilidad y falta de alarma, ya que las crisis son también oportunidades para crecer. La entrada de nuevas fuerzas creativas, por ejemplo, puede provocar grandes revuelos y alteraciones debido a que lo viejo combate a lo nuevo. Donde haya alteraciones del orden debemos realizar un cuidadoso escrutinio de las causas y ayudar a las nuevas ideas en su nacimiento. Las nuevas ideas pueden retorcerse y ensuciarse en mentes inadecuadas o en manos equivocadas, pero debemos intentar discriminar y buscar el oro entre la paja. Como Rudolph Steiner comenta en su libro Inner Aspects of the Social Question, "... cuán extraordinariamente banal resulta decir: 'Vivimos tiempos de transición'. ¡Todos los tiempos son de transición!. La cuestión no es llamar a éste o aquel período un tiempo de transición; la cuestión está en ver a qué afecta un particular cambio o transición. ¡Esa es la cuestión esencial; percibir lo que está cambiando!". Lo que es más, cuando hemos percibido lo que está cambiando necesitamos cooperar con este cambio, porque sólo de esta manera podemos de verdad vivir creativamente, para ayudar a conducir el cambio en la dirección correcta.
Nuestro desafío consiste en mantener, en nuestras mentes, la visión de los guías espirituales de la humanidad y el patrón divino reflejado por ellos, y realizar un intento confiado de medir los hechos en este contexto, no tomándolos como la última palabra, sino utilizando la intuición para calibrar su verdad.
La vital importancia de la correcta utilización de la mente está bellamente expresada en la constitución de la UNESCO: "Puesto que las guerras comienzan en las mentes de los hombres, es en las mentes de los hombres donde las defensas de la paz deben construirse". Aurelio Peccei, Presidente del Club de Roma, se expresa sobre la misma idea: "Es indispensable una forma esencialmente nueva de pensar: un pensamiento capaz de salvar a la masa de la humanidad de la era tecnológica de su creciente aridez, y de hacer de cada uno de nosotros un ser humano totalmente dispuesto a encarar los desafíos ante nosotros y a desempeñar el papel que nos corresponde debido a nuestra posición de poder y responsabilidad en el mundo".
Técnicas de  Buena Voluntad -introducción, pág. 17. Lucis Trust.
Contáctese por horario y lugar

  • Las personas de Buena Voluntad son las que piensan y actúan con AMOR, COMPRENSIÓN y PREOCUPACIÓN por el BIENESTAR de todos. LEER MÁS >